No cometas mi viejo error: dale a la seducción el tiempo y el espacio adecuados

n mi camino de mejoramiento seductivo cometí un error muy grave y quisiera que tú no lo cometieses.

Cuando una persona tiene problemas graves en materia de mujeres, como me pasaba a mí hace tiempo, es muy probable que al descubrir el estudio de la seducción se lance de cabeza en este nuevo mundo.

Esto es totalmente comprensible, el entusiasmo inicial empuja de manera muy fuerte y durante cierto periodo no se ve nada más: seducción, seducción, seducción.

Pero… después de un rato es necesario darle el peso justo a las cosas, algo que yo no hice al inicio.

Pasaba horas y horas del día pensando en la seducción, leía cada interacción con una mujer en términos seductivos y cada interacción humana en términos de dinámica social.

Todo lo que hacía tenía que estar vinculado con el mejoramiento en el área seductiva: practicaba muchísimo, para mí no existía salir y divertirme con los amigos, yo tenía que ligar y seducir por fuerza, de otra forma sentía que había sido una noche perdida.

¿Cómo piensas que se traduce todo esto en términos prácticos?

En primer lugar, se traducía en un fuerte estrés, una tensión que no me permitía vivir con placer: yo tenía que acercarme a las mujeres, tenía que ligar, tenía que seducir, tenía que mejorar. Si no lo hacía me sentía culpable.

En segundo lugar esta fijación solo por las mujeres se transmitía inadvertidamente a través de mi subcomunicación cuando hablaba con ellas: sentían que pensaba solo en eso, lo percibían claramente, aunque quizás no habrían sabido explicar muy bien esa sensación.

En tercer lugar, no tenía objetivos más allá de los seductivos, no trabajaba para sentirme satisfecho y tener una vida atractiva, una vida de la cual las mujeres quisieran formar parte.

Habrás comprendido que este no es el camino adecuado…

La seducción en el sentido más estrecho se debe estudiar a la par de otros factores, como el desarrollo de la energía masculina en todos los campos. Por eso en este blog alterno argumentos sobre la seducción con artículos que hablan de desarrollo personal y energía masculina.

No puedes mejorar de una manera sana como seductor si no mejoras al mismo tiempo como hombre, muy al contrario de lo que algunos quieren hacerte creer.

Entonces, ¿qué hacer en la práctica?

Dale a la seducción el espacio justo en tu vida, ante todo, el espacio mental adecuado.

¿Es decir?

Que no pienses en ella todo el día, no gastes energía mental pensando solo en la seducción.

En segundo lugar, disfruta de las interacciones con las mujeres incluso fuera de la seducción.

En tercer lugar, y esto es lo más importante, mejora en todos los otros campos, así y solo así lograrás un desarrollo armónico.

Esta es la diferencia entre un verdadero hombre y un homúnculo que solo sabe cuatro técnicas de seducción y basta. Si bien el segundo puede alcanzar algunos éxitos, después de un rato las mujeres se dan cuenta y lo rechazan.

Por tanto: dale a la seducción el tiempo justo, el espacio justo y la energía justa.

Estoy evitando que cometas un error que a mí me mantuvo detenido durante meses, por tanto, al menos reflexiona al respecto, ¿vale?.

[firma]

– – –
Otros idiomas?

Italiano
Spagnolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *