El día contra la violencia de género… ¿y qué pasa el resto del año?

El 25 de Noviembre es el Día Internacional contra la Violencia de Género, es la jornada que se ha elegido para sensibilizar a las personas con el problema que representa la violencia sobre las mujeres.

En algunos países se toman diferentes iniciativas, como sugerirle a las personas que acudan a la manifestación usando ropa blanca, el color de la pureza y el símbolo de apoyo a la causa.

Y estas ideas son geniales pero…

Al otro día, en la práctica, ¿qué ha cambiado?

Porque es muy fácil y guay decir “Sí, póngamonos una camiseta blanca, estoy contra la violencia”… pero después, al día siguiente, ¿qué ha cambiado?

Este gesto, por muy bello que parezca, no ha cambiado nada.

No me malinterpretéis, no estoy diciendo que esté en contra del gesto en sí. De hecho, indicar que sostenemos una causa es precioso pero después sería necesario hacer algo concreto, según las posibilidades de cada cual, para resolver el problema.

Porque el día 26 de Noviembre es muy probable que las mujeres que eran víctimas de la violencia de sus parejas continúen sufriéndola y que las mujeres que padecían la violencia de sus amigos / colegas continúen en el mismo estado. El riesgo de que una mujer sea víctima de la violencia sexual de un desconocido no ha cambiado, es el mismo respecto al día anterior.

No… no pienses que es un problema que no te compete: las estadísticas dicen que una de cada tres mujeres ha sufrido al menos una violencia física o sexual a lo largo de su vida.

¿Te parece real? ¿Una de cada tres? Quiere decir que si conoces a tres mujeres, al menos una de ellas es o será víctima de la violencia.

Quizás te parece que esta cifra es tan alta porque piensas que por “violencia” se entienden solo las fuertes palizas o la violencia sexual pero en realidad no es así.

Una bofetada también es violencia, un empujón contra el muro también es violencia.

A algunos les puede parecer algo exagerado porque razonan como hombres y no se dan cuenta de que si un hombre (un hombre, no un niño) recibe un bofetón, este no lo marca de forma física y mucho menos psicológicamente.

No obstante, imagínate que un hombre le da un bofetón con todas sus fuerzas a una mujer, le causará daño, mucho daño, y también la marcará psicológicamente.

Quizás la señal en el rostro desaparecerá en poco tiempo pero la herida que ha quedado en su mente será mucho más difícil de curar y puede permanecer allí durante años.

Por tanto, la violencia sobre las mujeres es un asunto que está mucho más cerca de ti de lo que piensas.

Debes pensar que si una amiga sufre la violencia, no está dicho que la veas en su cuerpo y quizás ni siquiera te darás cuenta fácilmente cuando hablas con ella porque la mayoría de estas mujeres no se lo confiesan a nadie.

Entonces, ¿qué puedes hacer?

Cuando tengas la más mínima sospecha de que una amiga es víctima de la violencia, habla con ella y no te fíes mucho de lo que dice, mira cómo lo dice.

La violencia es un hecho que marca profundamente y no es tan fácil esconderla, sobre todo cuando se pregunta directamente y los ojos de un amigo que te conoce son los que te escudriñan, un amigo que en este blog ha aprendido a comprender mejor las mujeres.

Por otra parte, también existen los abusos cometidos por los desconocidos.

Si tienes alguna amiga que es un poco imprudente o que atraviesa zonas peligrosas por la noche, ofrécete a acompañarla, no te aconsejo que cargues sobre la conciencia la violencia contra una amiga solo porque no has querido emplear 20 minutos de tu tiempo para acompañarla a casa.

Hágamos todos algo práctico, según nuestras posibilidades, de forma que mañana realmente cambie algo.

[firma]
– – –
¿Otros idiomas?

Italiano
Spagnolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *