Sangre, fatiga, sudor y lágrimas: debes pagar el precio de lo que quieres

Tengo una amiga que hace algunos meses comenzó una actividad empesarial. Lo ha hecho a pesar de todas las personas negativas que se encontraban a su alrededor que le decían: “¿Pero estás [......sigue]