¿Entretener a las chicas? Por que es un error frecuente ( y probablemente es eso que estas haciendo)

Has sentido alguna vez el deber de entretener a una chica cuando le hablas? A mi me sucede frecuentemente y te confieso que es un error que he cometido por mucho tiempo.

Imagina que has conocido a una chica y has comenzado a establecer una conversación gracias a tu modo de hablar, ves que ella ha aceptado muy bien tu acercamiento y que te manda señales positivos.

A este punto gran parte de los hombres  se dejan guiar del “síndrome del entretenedor” o bien trata continuamente de sobrellevar la interacción sin dar el justo espacio a la chica.

Al inicio de una interacción de hecho, el hombre se acerca y da inicio a una conversación con una chica tomando la iniciativa y el control de la situación.

intrattenere una ragazzaCuando la chica ya se ha abierto  la interacción se debería basar en el alternar equilibradamente la cconversación.

En otros términos, tienes que dejarle espacio a ella, le debes “pasar la pelota” para hacer que ella también participe en la conversación: tienes que tirar la batuta, ver que sucede y no buscar constantemente su aprobación.

¿Por qué evitar esto?

Porque el ansia de tener que sobrellevar la conversación siempre traiciona el miedo de que ella te deje de lado y te hace perder mucho valor delante de una chica.

Sabes la rueda en la que corren los ratoncitos? , esa rueda que gira cuando corres y no te lleva a ninguna parte? El síndrome del entretenedor te hace sentir como si estuvieras en esa rueda, te sientes obligado a continuar por miedo de pararte, pero en realidad no vas a ningún lado.

Lo que quieres tener es una conversación mas relajada, en la que estas suficientemente seguro de ti para dejar que las cosas vayan también por su cuenta. Tienes que empezar a asumirte mas seguro y relajado sin sentirte en obligación de tener que ser siempre el que habla y habla.

¿En la práctica?

La próxima vez que vas con una chica no comiences a inundarla de palabras solo porque tienes miedo de los silencios. Introduce una frase o dos y espera que sea ella a continuar la interacción. Si no te responde y esta en silencio? Va muy bien: acepta el silencio y solo despues que lo has hecho, si tienes ganas, vuelve a hablar.

En fondo, se trata de ser lo mas naturales posible, liberandonos de la necesidad de tener que hablar por miedo de los silencios. La gran equivocacion esta en el hecho que te pones mucha presión encima.

Esforzarse en este caso te hace perder el control y a su vez  bajar tu valor ante sus ojos. Por otro lado, si piensas que sois iguales como valor, que necesidad tienes de entretenerla continuamente? Deja que ella también se empeñe a crear una bonita interacción.

Lo mismo sucede entre amigos, no ser siempre el que tiene que estar al centro de la atención para mantener la  leadership. Deja que la conversación vaya por si sola, y entrometete solo si tienes ganas de hacerlo.

Imagina de estar en la estacion y de ver pasar muchos trenes. No tomes el primer tren, mas bien espera de tomar el que va donde te gusta más.

Lo que tienes que hacer es empezar a dejar pasar las cosas por su camino y evitar quitarle el espacio a los otros. Si quieres hacer una conversación solo puedes hacerla delante del espejo ¿no? 🙂

Con una chica este argumento vale aún más, porque si tu le dejas el espacio para  que sea también ella a mantener la conversación la haces sentir bien y te demuestras más seguro de ti y más atractivo.

Todo este discurso se liga a la perfección con el concepto de ritmo, osea al ritmo de la interacción, del que te hablaré en el próximo artículo.

Niko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *